Carga sanitaria de la resistencia a los antibióticos

mensajes clave

1. Todos los años, 33 000 personas mueren como consecuencia directa de infecciones provocadas por bacterias resistentes a los antibióticos. La cifra es comparable al número total de pasajeros embarcados en más de 100 aviones de mediano tamaño.  

2. La carga de las infecciones provocadas por bacterias resistentes a los antibióticos que afectan a la población europea es comparable a la de la gripe, la tuberculosis y el VIH/sida combinados.   

3. Entre 2007 y 2015, la carga de cada una de las 16 bacterias resistentes a los antibióticos objeto del estudio había incrementado:    

  • El número de muertes atribuibles a las infecciones por Klebsiella pneumoniae resistente a los carbapenemes – un grupo de antibióticos de última línea – 
  •  se había multiplicado por seis. Se trata de una tendencia preocupante porque estas bacterias pueden propagarse fácilmente en los centros asistenciales si no se adoptan medidas adecuadas de prevención y control de las infecciones.  
  • El número de muertes atribuibles a las infecciones por Escherichia coli resistente a cefalosporina de tercera generación se multiplicó por cuatro.

4. El 75% de la carga de las bacterias resistentes a los antibióticos en Europa se debe a infecciones relacionadas con la asistencia sanitaria. Este porcentaje podría reducirse mediante medidas adecuadas orientadas a la prevención y el control de las infecciones, así como a una gestión antibiótica en los centros asistenciales. 

5. Las infecciones por E. coli de tercera generación resistente a la cefalosporina son responsables de la carga más elevada y más de la mitad de estas infecciones se produce en la comunidad. La gestión antimicrobiana destinada a los médicos prescriptores en atención primaria, así como las intervenciones orientadas a la prevención y el control de la infección en la atención primaria son necesarias, por lo tanto, para reducir la carga de estas infecciones.   
 
6. El 39% de la carga está provocada por infecciones con bacterias resistentes a los antibióticos de última línea como los carbapenemes y la colistina.   

7. Se trata de un incremento en relación con 2007, y ello resulta preocupante porque estos antibióticos son la última opción de tratamiento disponible. Cuando dejan de ser efectivos, es extremadamente difícil o, en muchos casos, imposible, tratar estas infecciones.    

Los mensajes esenciales se basan en  un artículo publicado en The Lancet-Enfermedades Infecciosas, el 5 de noviembre de 2018, Muertes atribuibles y años de vida ajustados por discapacidad provocadas por infecciones con bacterias resistentes a los antibióticos en la UE y en el Espacio Económico Europeo en 2015: un análisis de modelización a nivel de población. El artículo calcula la carga de cinco tipos de infecciones provocadas por bacterias resistentes a los antibióticos, (8 especies de bacterias, 16 combinaciones de bacterias resistentes a los antibióticos) que suscitan inquietudes en relación con la salud pública en 2015 en los países de la Unión Europea y del Espacio Económico Europeo ((UE/EEE) medidas en número de casos, atribuibles a muertes y años de vida ajustados por discapacidad (DALYs). Cabe interpretar un DALY como un año perdido de vida «sana». La suma de estos DALY en el conjunto de la población, o la carga de la enfermedad, pueden interpretarse como una medida de la brecha existente entre el estado de salud actual y una situación ideal en materia de salud en la que toda la población viviese hasta una edad avanzada, sin enfermedad ni discapacidad.