Mensajes clave para las unidades de cuidados intensivos [médicos y directores]

material informativo mensajes clave material del conjunto de herramientas

Cometidos

Los cometidos principales para mejorar el uso de los antibióticos en su servicio son:

1.    Seguir los protocolos de tratamiento antibiótico, elaborados a partir de directrices basadas en datos contrastados (p. ej., para la septicemia) [90].

2.    Mantenerse informado de los patrones locales de resistencia a los antibióticos en su departamento, su hospital y la comunidad [31,72]. 

3.    Organizar sesiones clínicas periódicas y estudios de casos clínicos con personal multidisciplinario para mejorar la calidad del tratamiento antibiótico [72].

4.    Volver a evaluar el tratamiento antibiótico a la luz de la situación clínica a las 48-72 horas, o en cuanto se disponga de los resultados microbiológicos, para [31,42,70-72]:
•    cambiar a un antibiótico de espectro reducido;
•    continuar con el tratamiento antibiótico o suspenderlo;
•    cambiar a un antibiótico oral.

5.    Implantar estrategias para la prevención y el control de las infecciones, entre otras [86,87,105]:
•    formación del personal;
•    higiene de las manos;
•    desinfección del entorno;
•    detección activa;
•    precauciones durante el contacto;
•    prácticas basadas en datos contrastados;
•    sistemas de vigilancia para infecciones asociadas a la asistencia sanitaria.

6.    Participar periódicamente en actividades de formación, así como en auditorías proactivas y sesiones informativas, junto con el equipo de gestión responsable de los antibióticos [54,56]. 

Cuestiones que debería saber

7.    La limitación o racionalización del tratamiento antibiótico mejora los resultados de los pacientes [106].

8.     La aplicación de medidas para la prevención y el control de las infecciones reduce la incidencia de infecciones asociadas a la asistencia sanitaria. Por ejemplo: 
a)    El cumplimiento de un protocolo de cuidados de la vía central (inserción y mantenimiento) reduce las infecciones de la sangre asociadas a la vía central en todos los tipos de unidades de cuidados intensivos (de adultos y neonatales) [107].
b)    Los paquetes de medidas asistenciales pueden prevenir la neumonía asociada al respirador en las unidades de cuidados intensivos de adultos [108].

Lo que puede hacer

9.    Proporcione orientación (directrices, protocolos y listas de comprobación) sobre las medidas para la prevención y el control de las infecciones en colaboración con el equipo de prevención y control de las infecciones [86,87] [consenso de expertos].

10.    Siga los protocolos de tratamiento antibiótico, elaborados a partir de directrices basadas en datos contrastados, que estén establecidos en su centro [31] [consenso de expertos].

11.    Empiece el tratamiento antibiótico solo si hay pruebas de una infección bacteriana y no trate la colonización [31].

12.    Evite la profilaxis antibiótica innecesaria [31].

13.    Obtenga una anamnesis minuciosa del paciente cuando vaya a prescribir un antibiótico, que incluya el uso reciente de antibióticos, las alergias a medicamentos, el uso de tratamiento inmunodepresor y los factores de riesgo de resistencia a los antibióticos (por ejemplo, hospitalización reciente, intervención reciente o viajes recientes fuera de Europa) [31].

14.    Si tiene alguna duda antes de recetar un antibiótico, debería [25,26,53,70] [consenso de expertos]:
•    Consultar los datos epidemiológicos locales, regionales y nacionales.
•    Pedir ayuda y asesoramiento a un compañero de nivel superior o a un miembro del equipo de gestión responsable de los antibióticos.

15.    Documente la indicación del tratamiento antibiótico, la elección del fármaco, la dosis, la vía de administración y la duración del tratamiento en la historia clínica del paciente [31,42,70,71]. 

16.    En el caso de los pacientes con septicemia, instaure lo antes posible un tratamiento antibiótico eficaz por vía intravenosa [90].

17.    Asegúrese de que se obtengan cultivos correctamente y se envíen al laboratorio de microbiología antes de empezar con los antibióticos [31,42,70,71].

18.    Responda a las siguientes preguntas cuando vuelva a evaluar el tratamiento antibiótico al cabo de 48-72 horas (o en cuanto disponga de los resultados microbiológicos) [42,70]: 
¿Tiene el paciente una infección que vaya a responder a los antibióticos?
Si la respuesta es afirmativa:
i.    ¿Está recibiendo el antibiótico correcto, la dosis correcta y por la vía de administración correcta?
ii.    ¿Podría utilizarse un antibiótico con un espectro más reducido para tratar la infección?
iii.    ¿Durante cuánto tiempo debería el paciente recibir los antibióticos?

19.    Si ve a algún miembro del personal de un hospital o un centro sanitario que incumpla las directrices o protocolos, pregúntele el motivo y proporciónele las herramientas que le permitan entender lo que está haciendo mal [69] [consenso de expertos].

20.    Participe periódicamente en cursos de formación y en reuniones que respalden la implantación en el hospital de: a) un uso prudente de los antibióticos, b) directrices sobre antibióticos locales basadas en datos contrastados y c) medidas de prevención y control de las infecciones [52,53].